FANÁTICOS, MOCHOS Y CATÓLICOS DE VERDAD

Querida Lupita:

Tuve unas tías muy rezanderas y conservo la costumbre de rezar igual que ellas. Soy católica por tradición, pero me da vergüenza no tener respuestas cuando otros preguntan acerca de lo que creo y me siento hipócrita cuando al salir de Misa discuto con alguien que estorba en mi cochera, o cuando no soy alegre como madre, sino preocupona y de carácter amargo. Quiero ser congruente y deseo que mis hijos sepan por qué son católicos. Necesito prepararme: ¿por dónde puedo empezar?

Nohema

 


 

Hermana mía, Nohema:

Esta inquietud de tu corazón nace por impulso del Espíritu Santo. Ya estás dando pasos en la solución de tu conflicto, puesto que lees un blog católico, como éste. Sigue haciéndolo, pues este es un excelente principio.

Más del 80% de los habitantes de nuestro país ha sido bautizado, pero sólo un mínimo porcentaje conoce su fe y la vive con convicción. Una apabullante mayoría desconoce las bendiciones que le da el ser hijos de Dios y practican algunos actos de piedad en forma fanática o mocha. La palabra fanático tiene que ver con ignorancia o ceguera, y la palabra mocho, con trunco o incompleto.

El fanático descalifica a quienes no piensan como él, y el mocho actúa de modo que su conducta hace evidente que está cerca de Dios, pero sus actitudes son anti-cristianas. Van a Misa, rezan el Rosario, encienden veladoras en caso de necesidad, pero no viven la Moral Cristiana, sino que van con el mundo en sus criterios materialistas y hedonistas.

Ser católico de verdad, implica un conocimiento genuino y cercano de Dios. Establecer una relación real con Él se hace necesario. Voy a proponerte algunas acciones concretas que te harán tomar ese camino de convicción que quieres andar:

  • No esperes a que tus hijos vayan al Catecismo para conocer las cosas de Dios. Empieza a catequizarlos tú misma en casa desde la más tierna edad. Te recomiendo tener una Biblia Católica de la Familia, editada por Verbo Divino, ya que contiene comentarios de gran riqueza para conseguir la armonía familiar. También existen versiones infantiles de los diferentes Libros que conforman las Sagradas Escrituras.
  • Haz oración dialogada, además de tus actos de piedad cotidianos. Es una gracia especial el tener tías rezanderas, aun cuando no hayan conocido a ciencia cierta la fe católica. Las oraciones atraen gracias del Cielo y agradan a Dios. Por ningún motivo dejes de orar.
  • Vive una experiencia de fe dentro de un retiro espiritual. Procura tener la experiencia de un encuentro personal con Cristo. Sólo enamorándote de Él, querrás conocerlo más, para amarlo más.
  • Inscríbete en un estudio profundo de la fe: Clases de Biblia, Historia de la Iglesia, Sacramentos, Catequesis para adultos, etcétera.
  • Reza el Credo, meditando y estudiando cada una de sus afirmaciones. Profundiza en esta oración a través de la lectura del Catecismo de la Iglesia Católica.
  • A través de Internet, busca contenidos católicos que nutran tu alma. Algunas Páginas recomendadas:catholic.netwww.siag.org.mxwww.encuentra.comwww.valoraradio.orgwww.vatican.va,www.aciprensa.com

Ser católico es ser plenamente cristiano; es creer que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre; es vivir las exigencias morales aunque resulte difícil, incluso cuando van contra corriente.

Un católico de verdad no es fanático ni mocho, es una persona que imita a Jesús, y su vida misma es testimonio de su Amor. No se trata de hablar bien de Dios, sino de vivir bien lo que nos pide Dios.